martes, 26 de diciembre de 2017

Mateo 10,17-22. SAN ESTEBAN



Jesús dijo a sus apóstoles:
Cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en las sinagogas.
A causa de mí, serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos.
Cuando los entreguen, no se preocupen de cómo van a hablar o qué van a decir: lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento,
porque no serán ustedes los que hablarán, sino que el Espíritu de su Padre hablará en ustedes.
El hermano entregará a su hermano para que sea condenado a muerte, y el padre a su hijo; los hijos se rebelarán contra sus padres y los harán morir.
Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará. (Palabra del Señor)


Ayer, el niño en un pesebre, lleno de paz de ternura de pureza… hoy el martirio de San Esteban, sangre derramada en amor a Dios, entregada para regar de fortaleza la vida de nosotros los cristianos que aun caminamos en la tierra, para bendecir a los que maldicen, para redimir a los apedrean.

Dice el libro de los hechos de los Apóstoles:

Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y signos en el pueblo…. Algunos vinieron a discutir con él, pero no podían. Su elocuencia lo hacía distinto, y convertía a la gente a Dios.

Pero  no encontraban argumentos, frente a la sabiduría y al espíritu que se manifestaba en su palabra, Al oírlo, se enfurecieron y rechinaban los dientes contra él.
Entonces exclamó: "Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios".
Ellos comenzaron a vociferar y, tapándose los oídos, se precipitaron sobre él como un solo hombre; y arrastrándolo fuera de la ciudad, lo apedrearon.

Así murió. Fue el primer mártir cristiano, que entregó su vida por ser fiel hasta el último.

Por eso, el evangelio nos habla de este envío que hace Jesús a sus apóstoles.
Es muy honesto.  Es como que dice: muchachos, tengo una pésima tarea que darles, es de la peor, estarán solos, nadie dará nada por ustedes, se alejarán de ustedes simplemente porque son buenos, los insultarán, se burlarán de ustedes, no habrá mucho descanso, es de  tiempo total, no es una jornada normal de ocho horas, ¿alguien quiere seguirme?. Hoy todos nos ofrecen senderos de paz de bienestar, futuros imaginarios llenos de mimos, sonrisas por doquier. Así que Jesús en como vende su producto es bastante…sincero y honesto. No nos mintió nunca, no nos miente ahora.

"Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor", prometió Churchill  primer ministro británico cuando las cosas se estaban poniendo feas para los aliados. Y todos los que muestran este camino, también dicen: pero la victoria final será nuestra.


Si no veamos en nuestra vida misma, cuando nos esforzamos, cuando pasamos noches enteras estudiando, y al final llega el título tan ansiado, cuando ahorramos peso tras peso para llegar al Automóvil que soñamos, cuando abandonamos la casa materna para ir en busca de nuevos destinos de estudio o de trabajo, para llegar a ese sueño de grandeza…todo cuesta , pero llegar no tiene precio.


Si en esas cosas que dentro de todo son aún pequeñas, pasan y nos enseñan en la vida, cuánto más pasará en la vida cristiana.


Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará.


Nos pasará que querrán tirarnos la ilusión de ser de Cristo, diciéndonos u ofreciéndonos un montón de caminos distintos, tratarán de quitarnos la esperanza, de hacernos pensar mal de otra persona, tratarán que vivamos en la mediocridad del común de los mortales, nos harán zancadillas a nuestra vida de gracia, nos pondrán obstáculos, y a algunos, les golpearán, insultarán, lo harán desistir de llamarse cristianos, pero la victoria final estará en la perseverancia hasta el fin.

Que Dios nos de la gracia de  esa perseverancia en la vida de gracia y fortaleza en nuestras convicciones. Hoy más que nunca se nos llama a ser fieles y firmes.

Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día
Publicar un comentario