sábado, 11 de noviembre de 2017

FIEL EN LO POCO, FIEL EN LO MUCHO Lucas 16,9-15.



Jesús decía a sus discípulos:
"Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que este les falte, ellos los reciban en las moradas eternas.
El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho.
Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien?
Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes?
Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero".
Los fariseos, que eran amigos del dinero, escuchaban todo esto y se burlaban de Jesús.
El les dijo: "Ustedes aparentan rectitud ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones. Porque lo que es estimable a los ojos de los hombres, resulta despreciable para Dios." (Palabra del Señor)


Fraguar amistades, forjarlas como al acero, a través del dinero o de las posesiones materiales en general, pocas o muchas… éstas son en cierta medida, efímeras, aquellas: eternas.


Ya sea pensando en la eternidad: todo lo que hagamos a uno de estos pequeños, se lo hacemos al Señor. Los ricos (o los que más tienen en relación a otros), ayudan a los más pobres(o los que menos tienen en relación a aquellos) en la tierra, pero los más pobres ayudan a los ricos en la vida eterna. Posibilidades de hacer el bien, hay muchas. Siempre hay alguien que está peor que uno cuando uno cree que está mal.


Ya sea pensando aquí en la tierra. Se puede vivir con egoísmo la vida, vivir para uno, gastar en uno, o se puede vivir tratando de hacer felices a los demás, siendo generoso con los otros y con la vida. ¡Cuántos chicos y chicas pueden completar sus estudios gracias a gente que les aporta dinero de lo mucho o poco que pueden en su economía familiar!. Cuantos encuentros con Dios pueden hacerse por gente generosa que pone desinteresadamente su dinero sin que nadie lo sepa. ¡Cuántos médicos pueden trabajar sin fronteras en el mundo gracias al aporte de personas generosas que donan desde sus tarjetas de crédito! ¡Cuántos aportes anónimos a causas  de la evangelización que se hacen en el mundo, en Radio María  u otros medios de comunicación de internet! ¡Cuántas enfermedades vencidas gracias al aporte de  personas generosas que no figurarán en ningún registro, pero que sin embargo donaron parte de su dinero para la investigación! Seguramente, casi sin quererlo, habrá gente que prepara desde ya la morada celestial gracias a la generosidad en esta vida.



También nos dice el Señor hoy que toda pequeña acción o tarea nos prepara para lo grande y el que es fiel en eso poco lo será en lo grande. Ojalá todos revitalicemos la formación en la casa, el hogar. La universidad prepara grandes científicos, investigadores, profesionales, pero no hace buenas personas a los que no lo son. Eso viene desde la cuna, desde el hogar. Si pudiéramos enseñar más el respeto por todos, por los mayores, por las mujeres o varones, por el de inferior condición social, sin insultos, sin prejuicios, si pudiéramos enseñar a no insultar, a no agraviar, a tener paciencia, a tolerar la pequeña frustración habitual en cada momento, quizás entonces estaremos formando a esos de las pequeñas cosas que se harán dignos de ser responsable de las grandes tareas.

Si enseñamos a no robar, no tomar lo ajeno, no quedarse con los vueltos, a despreciar el dinero mal habido, entonces formaremos personas más honradas, más dignas de su responsabilidad.  Si formamos personas que se sacrifican por conseguir sus logros, estaremos formando personas que forjarán su futuro con dedicación, sin esperar del estado que los alimente o los mantenga habiendo posibilidades de trabajar y de promocionarse.

Tenemos un compromiso con Jesús, con su vida, con su palabra. Es muy difícil estar en la línea del medio, creyendo que se puede ser cristiano de misa dominical , pero de vida deshonesta durante toda la semana, no se puede, no se debe.
 «Conozco tus obras: no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!
Por eso, porque eres tibio, te vomitaré de mi boca.” Apocalipsis capitulo 3

Que seamos de Dios. Servidores suyos y toda la vida demos fe de ese servicio, haciendo una vida en clave de servicio para los demás.


Buena jornada para todos., Dios bendiga nuestro día
Publicar un comentario