miércoles, 1 de noviembre de 2017

DÍA DE TODOS LOS SANTOS Mateo 5,1-12a.


Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se acercaron a él.
Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:
"Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices los afligidos, porque serán consolados.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí.
Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron." (Palabra del Señor)

De ellos es el reino de los Cielos…
¡feliz día de todos los santos! Feliz día de cada uno de nuestros amigos que nos precedieron en el camino de la felicidad…


Dice la Palabra que Jesús subió a la montaña, tal como lo hizo Moisés algún día dándonos los diez mandamientos en el monte Sinaí…se sentó, como buen Maestro y le hablo a sus apóstoles y a toda la multitud reunida…es un mensaje no solo para los que están con él, es un mensaje universal, profundo, para todos lo que quieran escucharle.

Es que este “felices” que nos propone Él, es muy distinto al felices que nos propone el mundo. Porque  el mundo nos propone el consumo, la felicidad lograda por el tener, por el comprar. Estos días de    “cyber Monday”  que es “ahora o nunca” , hay que aprovechar para consumir, comprar, para algunos esto es felicidad plena, es ganancia permanente, pero es solo esto, nada más que esto.


Hoy nos dicen, felices los soberbios, los que se llevan a todos por delante, porque  ellos conquistarán tierras y personas, y se harán dueños de grandes empresas…

Hoy nos dicen haz todo ya, el tiempo es hoy, no hace falta esperar a mañana, no formes tu tolerancia a la frustración, dale a tu hijo aunque no pida, no vaya a ser que sufra,  acepta ya todas las proposiciones que te hagan, no vaya a ser que se vaya…


Felices los que ganan puestos sin merecerlo, felices los que consiguen cosas sin esfuerzo, felices los “vivos” que consiguen todo, llorando, o robando, o mintiendo. Sin esfuerzo, ni dedicación.


Felices los que miran su ombligo y exigen para ellos solos, justicia, que miran solo sus derechos y nunca sus obligaciones, los que viven su libertad sin nada de responsabilidad…


Felices los solidarios. Eso solo falta…¿misericordia? Un término religioso y espiritual… solo da cuando te pidan, y si podes, salir en medios de comunicación justo en ese momento, mejor…


Felices los caretas, los que saben esconder su vida corrupta detrás de una máscara, felices los que tienen buena imagen, los que cuidan su cuerpo y se llenan de perfumes, los elegantes que seducen… si es que viene de una actitud positiva, mejor…muy lejos de aquel: felices los que tienen un corazón puro, corazón limpio, sentimientos nobles, belleza interior…lejos, muy lejos. Hace falta aparentar nomas…


Y así, podríamos seguir proponiendo esas bienaventuranzas mundanas, de status, de imagen…


Capaz que nosotros también nos estamos quedando
con lo poco, con lo chiquito. Jesús nos propone una felicidad eterna, mucho más fuerte, más de bases sólidas, más para el cielo. Nos propone  esta  Carta Magna como palabra normativa y vinculante para definirnos cristianos.


Hoy hacen falta santos de jean y zapatillas, hacen falta, santos en cada oficina, en cada barrio, en la universidad… hacen falta santos en los medios de comunicación social que transmitan valores. Ellos pudieron. Sabían que no era fácil la cosa, pero sí, que valía la pena.




Buena jornada para todos…   Feliz día de todos los santos y por medio de  ellos,  a los que estamos en  camino.
Publicar un comentario