sábado, 7 de octubre de 2017

NOMBRES ESCRITOS EN EL CIELO Lucas 10,17-24.


En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron llenos de gozo y dijeron a Jesús: "Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre".
El les dijo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.
Les he dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos.
No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo".
En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo: "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".
Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: "¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven!
¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!". (Palabra del Señor)


Mucha alegría por la misión realizada. Acababan de llegar de las ciudades , precediendo a Jesús en su llegada a ellas. Estaban muy contentos, rebosantes de alegría. Y es de imaginar, porque era el encuentro con el maestro y también con toda la comunidad. Un espíritu común. Y ese “llenos de gozo”, se entiende también en un rostro que transmite alegría, unos ojos que son faros brillantes que alumbran, hay un ida y vuelta en la misión, pues al bien entregado, llega la respuesta aun sin buscar , de la paz y el bienestar que eso produce: significa que estamos hechos para hacer y dar el bien. ¿ O no nos pasa que luego de venir de un lugar donde servimos, en que vemos rostros de niños felices, por lo que hicimos, jóvenes que poco a poco van mudando su vida a un cambio , ancianos a los que vamos a cantarle canciones o acompañarlos alguna tarde en esos lugares de residencia, no volvemos más que rebosantes de alegría, con el corazón nuevo, las “pilas” recargadas? Dimos, pero nos dieron.



Pero nos puede pasar que por eso se nos suban “los humos”  y nos consintamos un poco, que el orgullo le gane al servicio dado. Esa frase de Jesús: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo, era porque el mal, había recibido un golpe de nocaut, aunque había que seguir peleando la batalla, pero también puede significar una advertencia a sus muchachos. El orgullo fue lo que hizo que Satanás se rebelada ante Dios y fuera expulsado. Y eso que, dice la Biblia, Satanás era el jefe de los Ángeles…el orgullo que invade vidas de misioneros, sacerdotes, pastores , laicos que terminan pensando que todo lo que logran es por ellos, que el mundo debería hacerles un monumento, y quieren que todos alrededor, les rindan culto, los alaben… así de malo es el orgullo.


Por eso la frase de Jesús: No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo", nos estimula a servir sabiendo que Dios ve, que Dios se alegra por lo que hacemos, que todo bien que hacemos es una trompada al mal, por más pequeña que sea la acción.

Y nos habla Jesús de la sabiduría de la sencillez, de saber ver con el corazón, de mirar con ojos de Dios, de no quedarnos con el árbol que tapa el bosque sino ver el bosque que crece y crece en silencio y no hace ruido. Lo esencial es invisible a los ojos, nos repiten siempre, usando esa frase del Principito, y en la medida que nunca perdamos la sencillez de alegrarnos por pequeñas cosas, por pequeños éxitos, por una puesta del sol, por un amanecer lleno de vida, por ir con un mensaje de la vida hacia quienes vamos imitando a aquellos setenta y dos apóstoles, estaremos cerca del corazón de Jesús, que aunque sabio, inteligente, infinito, sigue radicando en el corazón del humilde y del sencillo, del que no es orgulloso o el que lucha por no serlo


Buena jornada para todos. que todas nuestras acciones de hoy sean para hacer retroceder el  mal.
Publicar un comentario