miércoles, 25 de octubre de 2017

ADMINISTRADOR FIEL Lucas 12,39-48.


Jesús dijo a sus discípulos: "Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa.
Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada".
Pedro preguntó entonces: "Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?".
El Señor le dijo: "¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno?
¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo!
Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes.
Pero si este servidor piensa: 'Mi señor tardará en llegar', y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles.
El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo.
Pero aquel que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente. Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más." (Palabra del Señor)


De nuevo, nos habla de estar preparados.
El administrador, el mayordomo, era un esclavo como los otros, pero que gozaba de la confianza del dueño. Administraba la hacienda, era el encargado de distribuir las raciones de trigo… el patrón, le tenía mucha confianza. Él conocía a su patrón, sus movimientos, sus tiempos.
Cometió dos errores:
Haré lo que quiera mientras el dueño está fuera…es como cuando el hijo menor de la parábola del Padre Misericordioso, pide sus bienes, lo que le corresponde, y se va lejos de la casa del padre. Es el que hace lo que quiere sin que le importe ni la fe, ni la moral, ni la ética.

¡Cuántos hay que dividen su vida en espacios estancos, que no se mezclan entre ellos! Son los de misas dominicales pero vida sin moral los otros días, los que piensan que la fe hay que dejarla entre las cuatro paredes de la iglesia, y la vida hay que vivirla sin Dios, con los criterios del mundo, entonces son igual de corruptos que muchos, igual de lujuriosos, de vanidosos, de orgullosos, de soberbios  que muchos  que tratan mal a las personas, que discriminan, que lastiman con gritos o violencia, que humillan, de cuya boca salen nada más que maldiciones. Si no entendemos que la fe es algo que traspasa transversalmente nuestra vida, viviremos como este administrador, que cuando se fue el amo, no supo vivir en la libertad y actuó mal, muy mal.

El otro error fue pensar que tendría tiempo para hacer las cosas bien , ¡mientras esté todo arregladito cuando vuelva el amo…!

Como vemos, el señor puede llegar en cualquier momento. No debemos postergar nuestra vuelta a la casa de Dios. No sabemos ni el día ni la hora.
Hace unos días , decíamos que privilegio es igual a responsabilidad. Igual ahora. Aunque a ese privilegio debemos aumentar el conocimiento, o sea conocimiento y privilegio, conllevan responsabilidad. El pecado, la mala acción será peor aún, cuando conocemos lo que hacemos.
El privilegio de sentirnos llamados, implica más responsabilidad. Se nos dio mucho, se nos pedirá cuenta por ello. Se nos dio vivir en esta tierra, se nos dio vivir con estos dones, preciosos talentos, que no podemos enterrar. Se nos dio, conocer más de Dios, saber de su amor misericordioso, de su amor de padre, se nos dio encontrarnos con la mirada de Jesús, se nos dio, un abrazo eterno de Dios, entonces, no lo traicionemos.
La mejor forma, es trabajar. No se trata solo de vigilar. Se trata de trabajar. Se nos invitó a distribuir en cierta manera, los bienes del Señor. Entonces que podamos hacerlo bien, y que al llegar el Señor, nos encuentre trabajando, sirviendo, dando.

Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día
Publicar un comentario