jueves, 18 de mayo de 2017

"PERMANEZCAN EN MI AMOR"...Juan 15,9-11.



Jesús dijo a sus discípulos:
«Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.
Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.» (Palabra del Señor)








Otra vez el “permanecer”.
  • ·         A veces hemos confundido esta palabra solo con participar de rituales, adornándolos con una solemnidad ficticia. 
  • ·         a veces sentimos que hemos sido sembrados por el Amor de Dios pero no lo repartimos a todos, restringimos el amor que damos seleccionando destinatarios del amor.


Permanecer en Él. en estos tiempos de desazones, de inquietudes, indiferencia, tiempos en que se pierde el fundamento de vivir y porque vivir, cuando se pierde noción de la fidelidad del amor del matrimonio o entre amigos, en que somos traicionado en nuestro cariño, en que nos cansamos de dar para no recibir ( o por lo menos eso creemos), en que parece que nunca triunfa el amor, la bondad, la paciencia, el Señor nos ofrece aquí un refugio, como dirá alguna vez el Papa Benedicto, un lugar de luz, de esperanza, de paz, de serenidad. No debemos irnos muy lejos para buscarlo. Debemos saber que está dentro nuestro, que con solo retirarnos un momentito de esos lugares a los que “pertenecemos” por lo que somos o vivimos, podemos sentirnos en contacto con Él, para permanecer con Él, para dejarnos sembrar con su amor, dejarnos mimar, acariciar nuestras heridas, hablar…


Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor, nos dice Jesús



¿Cómo traducimos más sencillo para que todos entendamos y vivamos? Dejemos que la madre teresa nos aconseje:


"Esta felicidad inmediata con Él quiere decir: amar como Él ama, ayudar como Él ayuda, dar como Él da, servir como Él sirve, socorrer como Él socorre, permanecer con Él todas las horas del día, y tocar su mismo ser presente detrás del rostro de la aflicción humana”.






Cumplir sus mandamientos, será amar como Él ama, a nosotros y todos, buscar el bien, estar a servicio, priorizar el bien del otro, ayudar a sanar heridas, escuchar, promocionar a la persona humana, todo,  todo, tal cual lo hizo Jesús.


  • ·         Que dejemos ser sembrados por el amor de Dios,
  • ·         Que repartamos a todos ese amor,
  • ·         Que vivamos el mandamiento de amor,
  • ·         Que seamos protagonistas de una nueva civilización del amor…con esto, seguro permanecemos con y en Él




Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.
Publicar un comentario