martes, 9 de mayo de 2017

MIS OVEJAS ESCUCHAN MI VOZ Juan 10,22-30.



Se celebraba entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno,
y Jesús se paseaba por el Templo, en el Pórtico de Salomón.
Los judíos lo rodearon y le preguntaron: "¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Mesías, dilo abiertamente".
Jesús les respondió: "Ya se lo dije, pero ustedes no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí,
pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas.
Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen.
Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos.
Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre.
El Padre y yo somos una sola cosa". (Palabra del Señor)


Hay una historia muy linda de aquel pintor que expuso el cuadro ante sus alumnos para que ellos hicieran la crítica. Era un dibujo de Jesús tocando una puerta. Ellos comenzaron a opinar: que el color…que el contraste, que la luz, que el tamaño de manos  y cara, que el gesto…hasta que un alumno le dijo:
- profesor ese dibujo tiene un defecto: la puerta no tiene picaporte ni siquiera el orificio de la llave para abrirla…
- muy bien- , dijo el profesor,
 -lo que pasa es que esa , es la puerta del corazón…solo se abre desde dentro…


Podrá pasar por el pórtico de nuestra casa, todos y cada uno de los santos, podrá pasar tocando la puerta, el Papa, obispos, sacerdotes, cuanto laico bueno misionero, podrán pasar infinidad de cosas que nos hablan de pequeños milagros de Dios, pero si no abrimos el corazón, no podrá entrar el Señor… jamás va a tumbar esa puerta, siempre respeta nuestra libertad y espera que abramos aunque sea una rendija pequeña.

Aquellos hombres tenían  suficientes hechos para descubrir que Jesús era el Mesías, pero no había caso, su corazón estaba cerrado, y por más que Él golpee, si no se abre desde dentro, no puede hacer nada… abrir desde dentro será confiar, será crecer en la fe, será darle la oportunidad a Dios para que entre en nuestra vida.

Después,  Jesús lo confirma cuando dice quiénes son sus ovejas:

Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen.


Escuchan mi voz… ¿escuchamos su voz? Miren que viene en la Palabra de Dios, y también viene en los acontecimientos que nos suceden a diario. Viene en ese primer libro escrito por Dios a decir de san Agustín que es la naturaleza…será cuestión de levantar los ojos, estar atentos, mirar, observar, escuchar, y escucharle en medio de tantos profetas diarios que nos dicen: no se puede, tu vida no tiene sentido, para que te vas a esforzar si los que roban consiguen todo, para que vas a ser honestos si los corruptos ganan, para que vas a estudiar si no tienes futuro, para que vas a cambiar si vas a caer de nuevo, para que te vas a casar si vas a fracasar como tu padre o tu madre… mis ovejas escuchan mi voz: habla Señor que tu amigo/a escucha…


Yo las conozco… ni un cabello cae de tu cabeza sin que mi padre lo sepa… (Mt 10,30)

Lo encontró en una tierra desierta. En la soledad rugiente de la estepa: lo rodeó y lo cuidó. Lo protegió como a la pupila de sus ojos. (Deuterenomio 32, 10) la niña de tus ojos…

Alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo». ( Lc 10,20)

Sentir y saber  que Jesús nos conoce, aumenta nuestra estima , nuestras ganas de ser, nuestras ganas de vivir. En este momento,  sabe donde estoy, con quien voy, por momentos me alza en sus brazos para que no sufra, por momentos va conmigo, por momentos habla por mí, es mi compañero, mi amigo…

y ellas me siguen… eso ya depende de cada uno. ¿Seguimos al Señor? Es increíble ver, quizás no lo entendamos porque la figura del pastor ya no es muy generalizada ni común entre nosotros, pero uno los ve como ellos van delante y las ovejas que escucharon su voz lo siguen  a él y a nadie más… pero Él va delante, guiando, viendo el camino, sabiendo por donde debe ir, probando la estabilidad del suelo para que sus ovejas no caigan… ejemplo de pastor para todos los que de una u otra manera son pastores o líderes… no les dice a las ovejas por donde ir y se queda tranquilo en el corral…él va adelante, al frente de combate, primero, y los demás lo siguen…

Que podamos escuchar a Jesús entre tanto ruido y preocupaciones. Que nos animemos a seguirle, porque lo segundo, que Él nos conoce, es segurísimo, es nuestra auto estima, es nuestra fortaleza… Él, nos amó primero, asegura san Juan en su primera carta…

Buena jornada para todos. que Dios bendiga nuestro día.
Publicar un comentario