viernes, 12 de mayo de 2017

CRISTO CAMINO, VERDAD Y VIDA Juan 14,1-6.


Jesús dijo a sus discípulos:
"No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.
Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.
Ya conocen el camino del lugar adonde voy".
Tomás le dijo: "Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?".
Jesús le respondió: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí." (Palabra del Señor)


Hay una frase del escritor francés Antoine de Saint-Exupéry, el de El Principito,  que, cuando la leí, quedé pensando mucho tiempo porque no me animaba a decir que fuera cierto:

"El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe a dónde va"

Lo que pasa es que se ve mucha gente que se aparta de la admiración, ante gente que realmente no sabe dónde va, que es “chamuyera” , entendiendo por chamuyo, palabrería que tiene el propósito de impresionar o convencer, a veces con mentira, parte del lunfardo de Argentina.
Aunque muchas veces, si, la gente admira, y también sigue, a gente que sabe dónde va: sus propios intereses, el consumo de otros para satisfacer su interés, el dinero, bien o mal habido, la enemistad entre pueblos para satisfacer venta de armas, hasta la mentira, la infamia, para sacar provecho… gente que sabe dónde va y que arrastra a otros…
 
Y también me resuena la pregunta de Tomás a Jesús: "Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?".

En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.

"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí."

En las biografías de Don Bosco, cuentan que los últimos meses, se movía trabajosamente y cuando le preguntaban: “¿a dónde va don Bosco?”, respondía:” ¡voy al paraíso!”… si sabía donde iba. Todo lo que hacía lo hacía con esa mirada en el cielo, aunque sus pies puestos en la tierra


Entonces la pregunta es: ¿sabemos dónde vamos? ¿Sabe nuestra Nación donde va?

¿Sabe la Iglesia donde va?, cuando se ve tanto papelerío, hasta burocracia, tanta gente que condena en vez de salvar como Jesús, tanta institución Iglesia que pierde de vista donde va, tanto pastor que destruye el camino de otros hacia el infinito. Afortunadamente hay muchos más que si lo saben, que trabajan por eso, que son pastores de almas, que llevan al pueblo camino al cielo, que les hablan de un Dios bueno y misericordioso, que alimentan con el Pan del cielo…afortunadamente hay muchos más que saben dónde ir: ¡al CIELO!...
 
¿Saben los jóvenes donde ir? ¿Ya está en marcha su proyecto de vida, propio, personal, de acuerdo a lo que son y quieren? O ¿siguen viviendo el guión escrito por otros que lo llevan a un lugar que no quieren?

¿Sabemos los adultos donde vamos? ¿Nuestro ir, se contenta con un viaje, con un destino distinto, con más confort, con más poder, con más dinero?
Es un pensamiento muy chiquito para lo grande que hemos sido creados…

Para todos,  la respuesta de Jesús es:
"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí."

Si la meta es lo definitivo, lo eterno, el camino es Él. Quizás probemos otros caminos para la felicidad, pero nos daremos cuenta que son todos caminos que entran y salen de un mismo camino principal, para nosotros los cristianos que es Cristo.

Si buscamos la verdad, después de mucho o poco recorrido, sabremos de esa verdad absoluta. Tomarla, será decisión propia.

Por ahí viviremos vidas varias, por ahí seremos de una forma los domingos y otra muy distinta el resto de los días…y eso muchas veces producirá conflictos internos en nosotros, ya que hemos sido hechos para Él y nuestro corazón estará turbado hasta que no descanse en Él.

Ojalá sepamos bien donde vamos.

Las últimas palabras de Don Bosco a los suyos fueron: “Los espero a todos en el Paraíso”….


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día
Publicar un comentario