martes, 12 de diciembre de 2017

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE Lucas 1,39-48.






María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo,
exclamó: "¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno.
Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor".
María dijo entonces: "Mi alma canta la grandeza del Señor,
y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador,
porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora.
En adelante todas las generaciones me llamarán feliz". (Palabra del Señor)



Hoy, nuestras tierras festejan a María, protectora de toda América y filipinas, nuestra Señora de Guadalupe.


Lo hacemos meditando esta cita del evangelio, en que María, al enterarse de su prima Isabel, corre a su encuentro para ayudarle.


A veces son palabras sueltas o un resumen de muchas historias, la que encierran las palabras mismas del evangelio. Si esto fuera escrito hoy, seguramente se buscarían infinidad de palabras para resaltar tal o cual actitud para que al lector no pase nada desapercibido.
A María, el Angel le acababa de anunciar la concepción de Jesús. Y dice el evangelio que PARTIO…Y FUE SIN DEMORA…a un pueblo de la montaña. Eran sus primeros días de embarazo, y por ende los primeros días de los cambios hormonales que toda mujer tiene al embarazarse, lo que le ocasionan al menos, incomodidad. Sin embargo fue sin demora.


_Hay en ella una actitud de servicio incuestionable_: no dice el evangelio que su prima Isabel le mandó  llamar para que vaya. No dice que todos los familiares le pidieron que vaya. Apenas se enteró por boca del ángel que su prima estaba embarazada, partió, es decir dejó lo que estaba haciendo, y fue sin demora, es decir no perdió tiempo porque la prima la necesitaba. Había una necesidad, entonces había una urgencia…


Cuanto nos cuesta a nosotros hacer estas dos tareas, acciones, verbos, movimientos: partir e ir sin demora. Hoy , hay muchas “Isabel” en la historia particular de cada uno, necesidades por todos lados, hasta de un no vidente por cruzar una calle, o un amigo que pasa mal, o un hermano que vive sumido en vicios y adicciones… María , una mujer sencilla, nos enseña con estos dos verbos a vivir en cristiano: partir e ir al encuentro del hermano que necesita, SIN QUE NADIE NOS LO PIDA, solamente porque hay en nosotros una mirada de amor que sabe detectar la necesidad, el dolor del hermano. No balconeen la vida, nos decía el Papa…métanse de lleno en la cancha a jugar el partido de la vida.


_Y la otra actitud maravillosa de María es: llevar a Jesús_. Lo lleva en su seno y ese niño Dios, ya
produce alegría, felicidad en quien lo recibe. María fue ese sagrario viviente que llevó a Jesús a ese rincón del planeta donde estaba su prima Isabel.
Ojalá que muchos que leen o escuchan esto, podamos sentir en carne propia lo mismo de María: es que cada vez que comulgamos, tenemos a Jesús vivo, somos como María que llevan a Jesús a cada rincón de nuestra existencia, a Jesús vivo, presente. Y ojalá que,  los que lo reciban puedan también ellos saltar de alegría por esa presencia.


Buena jornada para todos. Feliz día de la Virgen de Guadalupe. María nos trajo a Jesús a estas tierras, fuimos Isabel como son Isabel tantos hermanos nuestros que sufren en este continente, que necesitan  luz  paz,  oportunidades, y cuyas necesidades nos son comunes y nos cuestionan también. Una dicha particular de estar estos días en la tierra de la Guadalupe. Desde aquí, aunque lejos de su santuario pido por todos nosotros para que su amor nos proteja, nos cuide, nos tenga cerca de su hijo y siempre siempre, nos traiga a Jesús.
Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Lucas 5,17-26. LA FE DE LOS AMIGOS


Un día, mientras Jesús enseñaba, había entre los presentes algunos fariseos y doctores de la Ley, llegados de todas las regiones de Galilea, de Judea y de Jerusalén. La fuerza del Señor le daba poder para curar.
Llegaron entonces unas personas transportando a un paralítico sobre una camilla y buscaban el modo de entrar, para llevarlo ante Jesús.
Como no sabían por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron a la terraza y, desde el techo, lo bajaron con su camilla en medio de la concurrencia y lo pusieron delante de Jesús.
Al ver su fe, Jesús le dijo: "Hombre, tus pecados te son perdonados".
Los escribas y los fariseos comenzaron a preguntarse: "¿Quién es este que blasfema? ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios?".
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: "¿Qué es lo que están pensando?
¿Qué es más fácil decir: 'Tus pecados están perdonados', o 'Levántate y camina'?.
Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados -dijo al paralítico- yo te lo mando, levántate, toma tu camilla y vuelve a tu casa".
Inmediatamente se levantó a la vista de todos, tomó su camilla y se fue a su casa alabando a Dios.
Todos quedaron llenos de asombro y glorificaban a Dios, diciendo con gran temor: "Hoy hemos visto cosas maravillosas". (Palabra del Señor)



Dicen que las casas de palestina tenían terrazas con ligera inclinacion para que circule el agua de lluvia. Estaban formadas por vigas que iban de lado a lado, y encima de ellas, cañas y cuerdas que sostenían una capa aislante. A veces , hasta los ataúdes los entraban y sacaban asi o sea corriendo el material del techo y procediendo a bajar o izar lo que se quería.

Y vienen estos muchachos cargados con mucha fe.

Se consideraba que el pecado y el sufrimiento eran considerados como una causa y efecto. Se daba por sentado que si alguien estaba sufriendo, es porque estaba pecando o había pecado. De ahí todo un complejo de culpa que atormentaba a los enfermos. Por eso es que Jesús le libera de esa culpa, le perdona los pecados. Si no el pobre paralítico, no se hubiera sentido digno de cualquier curación, hubiese sentido que no se merecía aquella sanación.

Lo maravilloso de todo es que Jesús salvó a ese

hombre gracias a la fe de sus amigos. Fe en que ese Maestro podía liberarlo primero del pecado, y luego de sus ataduras físicas...fe muy grande. Muy arriesgada , muy jugada.

Nada ni nadie le impedía poner a su amigo a los pies de Jesús… nada, ni el impedimento del espacio, ni conseguir lo adecuado para realizar la bajada, ni la multitud que parecía decir: no podrán llegar, no sean ilusos…


Hay momentos en la vida que podemos ir en esa camilla. Ojalá ese día tengamos gente que pueda cargarnos y llevarnos, que no nos falten camilleros dispuestos a rezar por nosotros, a jugarselas por nosotros, a ponernos de cara a la salvación, a confiar en Dios que sana y salva.

Y hablando de causa y efecto, quizas eso se logrará cuando nosotros mismos estemos dispuestos a ser camilleros de otros, entonces siempre encontraremos manos dispuestas a cargarnos cuando estemos en la floja.

¡Cuantos hijos fueron llevados en camilla por sus padres y se encontraron cara a cara con Jesús!. Cuantas noches de oración de sacrificio.
¡Cuanta gente ha llegado a la salvación gracias a la fe y la oración de personas que les aman, aunque nunca hayan visto ni sabido de ellos, simplemente cuando rezaron por ellos. Cuanta gente que podemos poner en nuestras camillas hoy, casi como un compromiso nuevo en este Adviento, para que puedan encontrarse con la luz en esta Navidad, para que puedan abrir las puertas a jesus para que nazca a una nueva vida en sus familias…


¿a quien ponemos en nuestra camilla? ¿a quien pedimos a Jesús que toque, que sane, que bendiga, que cure, que perdone, que aliente?

Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Mateo 9,35-38.10,1.6-8. CONMOVIDO



Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha."
Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia.
"Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel.
Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca.
Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente." (Palabra
del Señor)


si el heraldo es el que traía el mensaje del rey, Jesús era el heraldo de su padre. Traía cetezas. No había dudas. No había inseguridades. Hoy el mundo necesita de certezas. Necesita saber con la seguridad de quien proclama que realmente Dios, existe, es, ama, es misericordioso, que busca al ser humano y que quiere su bien.
Y nos invita a ser sus heraldos, sus mensajeros en medio del mundo, de nuestras trincheras diarias, de nuestro trabajo, hogar, estudio, en nuestro noviazgo o matrimonio. Nos quiere seguros porque seguro deberiamos estar de su amor. ¿es así? ¿O creemos que Él nos falla, que es sordo ciego y mudo a nuestra oracion?… proclamando y curando dice que andaba… con certezas.


Será por eso que alguna vez nos reclamo eso de la fe del tanaño del grano de mostaza, que con solo esa fe seríamos capaces de grandes cosas.


Y cuando sigo leyendo y meditando no puedo seguir más alla de eso de la compasión. Dicen que el término griego de eso que sintió es una palabra que procede de entrañas, le conmovió hasta las entrañas, hasta lo más profundo de su ser. Se conmovía con los enfermos, con los solos, con los oprimidos. Se conmovió con la viuda a la que salvó su hijo. Se conmovió con el hambre de la gente que fue a escucharlo. Se conmovió con la soledad del leproso, se conmovió con el desconcierto de la gente como la que cita el evangelio de hoy, un desconcierto que los líderes religiosos de la época no podían solucionar. Se conmueve hoy con los que sufren, con los solos, con los que tienen hambre, con los sin trabajo, con los ancianos olvidados, con los niños de la calle, con el sufrimiento de tantos que han caído en la droga y sus familiares. Se conmueve jesús con tu vida, con tus problemas, con tu enfermedad, con tu angustia… hasta las entrañas.


Por eso, este adviento nos invita a conmovernos nosotros tambien con todo el sufrimiento de la gente, y como Él, ponernos en movimiento a solucionar. No vale quedarse en la simple pena, en la simple dialectica… hay que actuar, en lo pequeño, en lo grande, en muchos ,en pocos ...en uno solo. Pero hacer algo, y conmovernos profundamente con el mal de los humanos que pasan al lado sin una mano tendida.
¿será a eso que nos manda? Donde sea, como sea, con lo que podamos. Pero hoy debería ser un día en que haya uno menos que sufra, pues estoy dispuesto a darme.
¿Quien dijo que todo esta perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón dice la cancion de Fito Paez. Conmovidos, vamos al encuentro del hermano.
Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

viernes, 8 de diciembre de 2017

INMACULADA CONCEPCION DE LA VIRGEN MARÍA Lucas 1,26-38





El Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: "¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo".
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: "No temas, María, porque Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin".

María dijo al Ángel: "¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?".

El Ángel le respondió: "El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios.
También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes,
porque no hay nada imposible para Dios".
María dijo entonces: "Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho". Y el Ángel se alejó.  (Palabra del Señor)

 
Hoy celebramos a la INMACULADA CONCEPCION de María. Aunque el texto nos habla de la concepción virginal de Jesús, no confundamos este texto con la concepción inmaculada de nuestra Madre.
Fue creada sin pecado original.
Claro que en el mundo laico que vivimos, es raro hablar de que una persona fue excluida del pecado original. Al mundo de hoy, le suena raro hablar de pecado y más aún de pecado original…

 
aunque propio de cada uno, el pecado original no tiene, en ningún descendiente de Adán, un carácter de falta personal. Es la privación de la santidad y de la justicia originales, pero la naturaleza humana no está totalmente corrompida: está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte e inclinada al pecado” (CIC, 405).

 

Esto nos dice el catecismo. Ese pecado de Adán y Eva, nuestros primeros padres, reales o no, contados para que entendamos como el hombre destruyó aquel origen maravilloso dado por Dios, nos hace inclinarnos siempre al mal, al pecado. Somos débiles cuando estamos solos, somos fuertes cuando estamos con Dios.

Del libro del génesis vemos como después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hombre: «¿Dónde estás?».  La vergüenza de Adán por sentirse desnudo, la culpa hacia la mujer que le hizo comer del fruto prohibido, y de ésta a la serpiente que la indujo en nombre del dios del mal a sentirse como dios… la respuesta de Dios, le enemistad entre la mujer y la serpiente y cómo llegará un día en que esa serpiente será destruida por otra nueva mujer…


De ese pecado, de esa inclinación al mal, fue excluida María, por ser la futura madre de Jesús:

Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios , en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios … parte de la bula del Papa Pio IX el 8 de diciembre de 1854 declarando el dogma de la Inmaculada Concepción.

Y no fue un dogma dictado de un día para el otro. Fue algo que se creía desde los comienzos  del cristianismo, solo puesto en papel por Pio IX después de 1900 años de aquel momento.

Y festejamos este día, contemplando el momento de la concepción de Jesús. Toda la
espera de siglos enteros, todos los hombres esperando este momento.  Leer el antiguo testamento, es leer la historia del pueblo de Dios caminando en espera de este momento, donde la MISERICORDIA DE DIOS , toca la miseria humana, entendiendo por miseria, lo poco, lo pobre, lo casi nada que somos, lo insignificantes al lado del creador del universo: TODO ESO VINO A HACERSE DIOS. Por eso hay tantísima misericordia.

Es imposible pensar que María haya tenido una más pequeña falla, por eso fue preservada por Dios desde siempre. Tanta luz de Dios hacía falta un receptáculo noble, fuerte, poderoso y absolutamente limpio: "¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo".  Llena de gracias,  es eso.


Yo soy la servidora, el servidor, el amigo, la amiga, el hermano, la hermana,  del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho" y ha dicho que haya misericordia en tu vida y la mía, que venga Jesús a nacer en cada corazón para que el mundo, el pequeño mundo, el tuyo y el mío , cambien.

Estas son las mañanitas
Que cantaba el rey David
Hoy por ser día de tu santo
Te las cantamos a ti
Despierta, mi bien, despierta
Mira que ya amaneció
Ya los pajaritos cantan
La luna ya se metió

Buena jornada para todos… ¡Feliz día de María Inmaculada!

jueves, 7 de diciembre de 2017

Mt 7,21.24-27. CASA EDIFICADA SOBRE ROCA



Jesús dijo a sus discípulos:
"No son los que me dicen: 'Señor, Señor', los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca.
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena.
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande". (palabra del Señor)



Hay una manera como se puede demostrar la sinceridad de una persona ..su conducta. Hay una manera mejor de demostrar el amor que es la obediencia. No tiene sentido decir que amamos a una persona y hacer cosas que lastiman su corazón. Decir te amo a los padres y despues fallarle, es cosa muy poca sincera, hipocrita… lo mismo cuando decimos señor señor, cuando llamamos a Dios, cuando le invocamos o incluso cuando le pedimos, o lo alabamos pero el corazón esta lejos suyo. No se es buen cristiano por el hecho de saber cada versiculo de la Biblia, o saber de religiones, o de historia sagrada, si no somos sinceros de corazón, si no nos interesa llegar a él, si solo queremos comerciar con él: yo te doy tu me das…

jesus era un artesano. Sabía de construcciones. Incluso de elegir terrenos aptos para construir en él. Dicen que en Palestina había muchos valles que en verano parecían arenales agradables pero que en invierno se convertrían en lechos de furiosos torrentes… confundirse de terreno donde cimentar la casa es cosa seria y se sufre las consecuencias.


Solo un cimiento que parta desde la roca firme será capaz de soportar la tormenta. Y tormentas hay muchas en la vida. Sacudones al alma, a los sentimientos, a la fe. Sacudones a los afectos, amores, filiaciones. Tormentas que mueven la casa hecha que debe estar apoyada en cimientos firmes pues puede caerse.


Entonces jesús pide dos cosas:
primero es escucharle. Darle la posibilidad. Muchos hablan y juzgan desde el desconocimiento a una palabra que llega siempre y no siempre es meditada como debe ser. El primer paso a una vida cristiana es darle a Jesus la posibilidad de ser escuchado.

Y lo segundo, es la accion. ¿De que sirve ir al medico si no estamos dispuesto a hacer lo que nos pide?. ¿De que sirve ir a pedir un consejo si no estamos dispuesto a hacer lo que nos aconsejan?¿de que sirve saber de religion si mi vida cristiana anda por carriles de mediocridad? ¿de que me sirve ser joven si no tengo ideales? ¿de que me sirve si tengo dones que nadie tiene, si los guardo en un cajon por pereza, miedo o vergüenza? ¿de que sirve escuchar a jesús si no ponemos en practica lo que nos enseña? Escuchar a jesus en una misa, escuchar homilias y saber todo, pero no traducirlo en vida ¿para que sirve?


¿Que haremos estos dias de adviento? Crecer en la obediencia al amor que Jesus nos tiene. Escucharlo, y sobre todo hacerle caso. En pequeñas acciones diarias, corrigiendo nuestra voluntad, nuestra capacidad de amar, saliendo de nosotros mismos, yendo al encuentro de alguien que nos necesita y necesita de Jesús, que los hay y muchos…

buena jornada para todos. Que lo que venga en el futuro cuente con las bases solidas del hoy fundado en la roca de la Palabra de Dios.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Mateo 15,29-37. DENLE DE COMER



J
esús llegó a orillas del mar de Galilea y, subiendo a la montaña, se sentó.
Una gran multitud acudió a él, llevando paralíticos, lisiados, ciegos, mudos y muchos otros enfermos. Los pusieron a sus pies y él los curó.
La multitud se admiraba al ver que los mudos hablaban, los inválidos quedaban curados, los paralíticos caminaban y los ciegos recobraban la vista. Y todos glorificaban al Dios de Israel.
Entonces Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: "Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. No quiero despedirlos en ayunas, porque podrían desfallecer en el camino".
Los discípulos le dijeron: "¿Y dónde podríamos conseguir en este lugar despoblado bastante cantidad de pan para saciar a tanta gente?".
Jesús les dijo: "¿Cuántos panes tienen?". Ellos respondieron: "Siete y unos pocos pescados".
El ordenó a la multitud que se sentara en el suelo;
después, tomó los panes y los pescados, dio gracias, los partió y los dio a los discípulos. Y ellos los distribuyeron entre la multitud.
Todos comieron hasta saciarse, y con los pedazos que sobraron se llenaron siete canastas. (palabra del Señor)



itinerario de adviento. Seguir a Jesús...hoy lo vemos comprometido totalmente con tres necesidades humanas, y nos sacude en nuestra preparacion para la luz que viene en Navidad.

Comprometido con la incapacidad física. Nadie ni nada le es indiferente. Pusieron a sus pies gente enferma ciegos sordos...y él los curaba y antes, lo trataba, con tanta amabilidad y misericordia. Nosotros quizas no podamos sanar de la manera que él lo hacía, pero si podemos mitigar en algo el sufrimiento de nuestra gente que llora de dolor y angustias, extendiendo una mano, sirviendo, colaborando con aquellos que llevan la medicina del cuerpo y del alma a toda la humanidad, aportar con nuestro dinero a quienes se dedican a la investigacion, acompañar al que sufre dolores, enfermedades de esas eternas que se sobre llevan con tristezas.

Lo vemos preocupado por los cansados… podría haber dicho: vayanse rapido que se hace de noche y no hay con que comer… sin embargo, sintio la angustia de la gente, la necesidad de quedarse ahi a su lado… y sufrio por ello, y se puso en movimiento. No solo era lastima, esa compasión…

lo vemos alimentando a los que tienen hambre. Obras son amores no buenas razones dice la frase. Y es verdad. No entra en la retorica o de llenarse la boca hablando de los pobres y enfermos… él, hace y hace bien.

Nos da pistas de como debemos preparar el corazón.

Dira el apostol Santiago en su carta:

¿De qué sirve si uno de ustedes, al ver a un hermano o una hermana desnudos o sin el alimento necesario,
les dice: «Vayan en paz, caliéntense y coman», y no les da lo que necesitan para su cuerpo?
Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las obras, está completamente muerta.


Sin embargo, alguien puede objetar: «Uno tiene la fe y otro, las obras». A ese habría que responderle: «Muéstrame, si puedes, tu fe sin las obras. Yo, en cambio, por medio de las obras, te demostraré mi fe»


Sera cuestion de crecer en nuestra fe con obras, en jugarnos por los demás, en ayudar y acompañar a que sufre, a los pobres y angustiados y ayudarle a él, a dar de comen a la gente… ahora el milagro se logra con la partipacion de todos, lo cual es un verdadero milagro.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestra jornada


L


lunes, 4 de diciembre de 2017

Lucas 10,21-24. LOS PEQUEÑOS




En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo:
"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".
Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: "¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven!
¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!". (Palabra del Señor)


Hay una sabiduría en la sencillez, una sabiduría de humildad, de corazón abierto, de mente dispuesta. Las mentes sencillas pueden recibir verdades que las mentes cultivadas, rechazan o no pueden ni quieren admitir.  No hace falta saber de tanta teología, ni saber a cerca de Cristo…hace falta conocer a Cristo y para esto no hace falta sabiduría terrenal sino gracia del cielo, sencillez de corazón , apertura al amor, humildad para captar lo que el mensaje dice.

¿Quiénes son aquellos a los que mirando Jesús dijo lo que dijo? Eran los setenta y dos que volvían de evangelizar. Pero también son los sencillos del hoy y del mañana. Gente común que lucha a diario, que entienden las cosas de Dios mejor que los doctores de la ley, que adquieren sabiduría con el tiempo, con la observación,  con la sencillez.

Dijo el papa Benedicto:

¿Qué significa «ser pequeños», sencillos? ¿Cuál es «la pequeñez» que abre al hombre a la intimidad con Dios y a aceptar su voluntad? ¿Cuál debe ser la actitud de fondo de nuestra oración? Miremos el «Sermón de la montaña», donde Jesús afirma: «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios» Es la pureza del corazón la que permite reconocer el rostro de Dios en Jesucristo; es tener un corazón sencillo como el de los niños, sin la presunción de quien se cierra en sí mismo, pensando que no tiene necesidad de nadie, ni siquiera de Dios.


Y esto nos lleva al otro tema, el de nuestra pureza de corazón. El Papa Francisco decía en un mensaje a los jóvenes con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia en el 2016:


El corazón es el centro de los sentimientos, de los pensamientos y de las intenciones de la persona humana. Si la Biblia nos enseña que Dios no mira las apariencias, sino al corazón, también podríamos decir que es desde nuestro corazón desde donde podemos ver a Dios.

Esto es así porque nuestro corazón concentra al ser humano en su totalidad y unidad de cuerpo y alma, su capacidad de amar y ser amado.

En cuanto a la definición de limpio, la palabra griega utilizada por el evangelista Mateo  significa fundamentalmente puro, libre de sustancias contaminantes. 

Por la lista que hace Jesús de los males que vuelven al hombre impuro, vemos que se trata sobre todo de algo que tiene que ver con el campo de nuestras relaciones. Cada uno tiene que aprender a descubrir lo que puede “contaminar” su corazón, formarse una conciencia recta y sensible…


Entonces la tarea en este adviento, será ver todo aquello que contamina el corazón, tanto en el campo de las relaciones como en nuestras decisiones diarias, lo que vemos, oímos, sentimos, lo que deseamos, lo que anhelamos. Será cuestión de limpiar el corazón de corrupción, ese estado que nos hace relajar en el pecado y creer que todo lo malo es bueno porque a veces es normal. Limpiar el corazón de pensamientos suicidas, o de odio o rencores que nos entristecen el alma. Limpiar el corazón de malos deseos hacia los demás, de ansias de venganza, de revancha, de mal por mal.

Entonces, limpiando el corazón, seremos esos pequeños alabados por Jesús, con el corazón dispuesto y abierto para escucharle, conocerlo y dejarse conducir por su camino de felicidad.



Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

Mateo 8,5-11. UNA PALABRA TUYA , BASTA






Al entrar en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, rogándole":
"Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente".
Jesús le dijo: "Yo mismo iré a curarlo".
Pero el centurión respondió: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará.
Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: 'Ve', él va, y a otro: 'Ven', él viene; y cuando digo a mi sirviente: 'Tienes que hacer esto', él lo hace".
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: "Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe.
Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos". (Palabra del Señor)


En una legión había 6000 soldados separados en 60 centurias y al frente de cada una de ellas, un Centurión. Éstos, eran la columna vertebral del ejército romano, los que mantenían la disciplina entre los soldados y los que mantenían unido al ejército. Una persona acostumbrada a ordenar y   mandar. Eran muy selectos dentro del esquema romano.



Este hombre, una persona capaz de mandar cumplir estrictas normas de disciplinas, estaba totalmente sensibilizado por lo que le pasaba, no a uno de sus soldados, sino a uno de sus sirvientes. Y aunque esta palabra duela para el siglo que vivimos, así eran llamados, y así tratados por todos.  Convengamos que este centurión actúa en contrario a todos  o casi todos. El siervo no tenía derechos. Decían en la época que un amo y un esclavo no tienen nada en común. El esclavo era una herramienta viva, y tenía la misma consideración que una herramienta que era un esclavo inanimado. Quizás sea la inesperada gentileza del centurión para con su esclavo o sirviente, lo que conmovió a Jesús.



Un verdadero líder el Centurión, no solo de su gente, sino de quienes estaban allegados a él. Porque si esto hacía por su siervo, nos hace suponer lo que haría con los que estuvieran entre ese sirviente y él: familiares, amigos, e incluso uno de sus subordinados. Una persona que sufría con aquel que estaba a su cargo, que el dolor o la angustia de un empleado, lo conmovía. Una persona que estaba dispuesto a asumir la carga del hermano, y ayudarle a llevar esa carga. Una persona que se consideraba guardián de su hermano, sin ningún tipo de vergüenza por actuar en contra del común de sus iguales ante quien era considerado una cosa…


Extraordinario no solo por pensar en el más “ínfimo” de sus sirvientes, como por la fe, seguro del poder de Jesús, un humilde carpintero a quienes entre sus pares tratarían de nada, de poca cosa, de revolucionario que produce disturbios, de rodearse de gente común, sin preparación y hacer un pequeño ejército , muy poca cosa para el poder que ostentaban.


Y fue y pidió, y conmovió el corazón de Jesús, que actuó a distancia, sin tocar sin mirar, y para desconcertar una vez más a
quienes consideraban a Jesús un mago que actuaba sobre la gente con solo tocarlos…
Y era alguien que no era del mismo “palo” , ni seguidor, ni discípulo ni nada. Uno de afuera, de la contraria, del poder dominador.


Este adviento que comenzamos a recorrer nos sacuda el corazón. Necesitamos mover la modorra y volver a poner nuestra mirada en  nuestros hermanos, los que están al lado, los que nos ayudan , los que son nuestros empleados, los otros, los pobres, los niños , los jóvenes en problemas, los ancianos olvidados. Si nosotros nos olvidamos de ellos ¿Quién se ocupará, quien llevara su carga,
quien será su custodio? Solo basta pensar en tanta gente que vive alrededor nuestro y que hoy, como aquel sirviente del centurión , necesita que alguien se las juegue por ellos, que alguien los defienda, los ayude en su enfermedad, los asista en la escasez, el dolor, las penas…
Y nos renueve en la fe… una palabra tuya Señor basta, y confiar en esa Palabra, a ciegas, sabiendo que en sus manos somos fuertes, somos reyes, somos únicos, somos criatura delicada y amada por su creador, que mira a cada uno de nosotros, aun con más delicadeza que aquel centurión a su esclavo.


Buena jornada para todos. Dios bendiga y movilice nuestro corazón.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Lucas 21,34-36.PREVENIDOS Y ORANDO


Jesús dijo a sus discípulos:
"Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes  como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra.
Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre". (Palabra del Señor)


Ultimo día de nuestro tiempo ordinario 2017. Mañana comenzamos a vivir el adviento.

Y el año termina con el Señor, a través de su palabra, diciéndonos que debemos estar firmes y vigilar siempre, esperando el día del final, de nuestra vida, de la historia, de la humanidad.


Nos anima a nunca perder la conciencia crítica para analizar nuestros actos, nuestra vida.

Hay que vivir como se piensa, porque si no se termina pensando cómo se vive, dice un refrán tan antiguo como cierto.

Es que nos suele ocurrir que por no vivir en forma rápida, certera, los principios que decimos llevar en el corazón, terminamos yéndonos por caminos equivocados que nos hacen pensar de manera distinta…terminamos pensando como vivimos. Entonces muchos terminan justificando los excesos, la embriaguez, las preocupaciones de la vida, diciendo que todos viven así, que es o son normales, que es normal beber hasta olvidarse de todo, que todo el mundo lo hace, que es normal robar o ser corrupto, porque todo el mundo lo hace, perder la castidad, porque es normal y todo el mundo lo hace, insultar, agraviar, porque es parte del folclore y todo el mundo lo hace (sobre todo cuando, metidos entre mucha gente, nos volvemos anónimos y gritamos, insultamos, escribimos en redes sociales, cosas de muy poca esperanza , de poca paz, de poca virtud).


Por algo dicen que “el ladrón cree que todos son de su misma condición”…
Que los excesos, la embriaguez y las preocupaciones no nos cieguen ante la evidencia de lo que viene, de la felicidad plena, del amor



Nos ayuda a no perder esa conciencia crítica, la oración. Una oración dicha desde el corazón, una oración que sana, que cura, que convierte. Una oración que hace meditar al corazón. No la oración dicha de la boca para afuera cual si fuera una cábala o un escudo para mostrar que somos “buenas personas”. (Recuerdo como salen de la boca de algunos capos de la droga o la mafia, o de la trata de blanca, hablar de Dios y la virgencita,  o como algunos se esconden detrás del “Dios y la Patria nos lo demanden, jurando sobre los evangelios, para después convertirse en tan corruptos como aquellos que criticaban)


La oración que interroga, que mantiene la conciencia activa, que nos hace pensar siempre por lo que está bien y lo que está mal.
La oración es una manera de estar siempre vigilantes. Que sea siempre nueva, renovada, y nunca rutina que no dice nada.
Feliz comienzo del adviento, preparando a Jesús que viene, al Emanuel, Dios entre nosotros


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

viernes, 1 de diciembre de 2017

Lucas 21,29-33. MIS PALABRAS NO PASARÁN


Jesús hizo a sus discípulos esta comparación:
"Miren lo que sucede con la higuera o con cualquier otro árbol.
Cuando comienza a echar brotes, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano.
Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el Reino de Dios está cerca.
Les aseguro que no pasará esta generación hasta que se cumpla todo esto.
El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán." (Palabra del Señor)

 Jesús hablaba y suponía que todos eran observadores de cada hecho de la naturaleza aun el más pequeño como cuando un árbol cuando comienza a echar brotes, anunciando la llegada del verano… con el tiempo hemos perdido la capacidad de observación. Nos cuesta levantar los ojos y ver una hermosa puesta del sol o un amanecer, algo que dejamos relegado solo a esos días de ocio o de vacaciones. Nos cuesta observar la copa de un árbol y nos embelesa tanto ver una calle con arboles floridos, como si nunca hubiesen existido ahí y aparecieran de repente.


La ciudad, nos vuelve más pragmáticos y buscamos en pronósticos de tiempo lo que antes se hacía con la percepción, con mirar al cielo… muchas cosas han cambiado para bien, y muchas cosas hemos perdido no dándonos cuenta de las maravillas que hace Dios en cada rincón de la vida, de la naturaleza,


Quizás nos hace falta mirar más los mensajes que nos da la naturaleza, para pensar qué estamos dejando para las generaciones futuras. Desierto, cemento donde había tanta naturaleza, desmontes indiscriminados, que harán que más adelante, la gente le eche culpa a Dios por tantos desastres, ocasionados por el hombre de hoy.



Pero todo pasará, pasaron nuestros antepasados, pasaremos nosotros, y las generaciones venideras. La Palabra de Dios sigue firme. Leer un libro del siglo pasado, nos lleva a ese momento, al pensamiento de esa época. Muchas cosas cambian… un día un chico me decía leyendo un libro de moral de comienzos del siglo XX: ¡hay cosas que ya no son pecado!...
Lo que no cambia es la Palabra, que nos da esperanza, paz. Siempre está y estará haciéndose nueva en cada momento de la historia, teniendo esa virtud de ser eternamente joven.

Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven a él sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y hecho germinar, para que dé la semilla al sembrador y el pan al que come,
Así sucede con la palabra que sale de mi boca: ella no vuelve a mí estéril, sino que realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que yo le encomendé.

Leemos en el Profeta Isaías capitulo 55.

Así como al comulgar, Jesús invade la vida, llena cada partícula de vida de mi ser para hacerla otro Jesús, se convierte por los procesos digestivos en parte de mi
sangre y mis células, Jesús se hace uno conmigo, cuando leo y medito la palabra, es Dios mismo que me habla, entonces cuando digo: yo leo el evangelio, debo decir, Jesús me habla  y me deja su mensaje.

Todo pasa, solo Dios queda.


Nada te turbe, 
nada te espante, 
todo se pasa, 
Dios no se muda;
la paciencia 
todo lo alcanza; 
quien a Dios tiene 
nada le falta:
Sólo Dios basta.


Decía Santa Teresa de Jesús.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.