viernes, 23 de junio de 2017

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Mateo 11,25-30.


Jesús dijo:
"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños.
Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar."
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.
Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio.
Porque mi yugo es suave y mi carga liviana." (Palabra del Señor)


Dice la fábula, que dos ranitas un día, cayeron sin querer en un balde que el granjero había olvidado cerca del establo y que aun guardaba abundante  leche de tu tarea diaria de recoger la misma de las vacas de lugar.



Al principio las ranitas no comprendían qué había sucedido, incluso encontraban divertida la situación. Pero pronto se dieron cuenta que aquello se estaba convirtiendo en una trampa: por mucho que se esforzaban por salir del cubo, las paredes metálicas eran demasiado lisas y el borde quedaba demasiado alto. Y así lo único que podían hacer era nadar y nadar para no ahogarse en la leche.

Pero el tiempo pasaba y el cansancio se apoderaba de ellas. ¿Te has dado cuenta de que nunca vamos a salir de aquí?, le dijo la ranita mayor a la más joven. Nuestras patitas no podrán soportarlo mucho tiempo y me temo que nunca saldremos de ésta. Moriremos aquí.

No importa, respondió la otra ranita. No podemos hacer otra cosa que nadar. Nada y no te lamentes. Conserva tus fuerzas.

Y las ranitas siguieron nadando y nadando  sin descanso. Al cabo de unas horas, la ranita mayor volvió a quejarse: Nunca saldremos de aquí, éste será nuestro final. Me duelen las ancas y ya casi me es imposible seguir nadando. En verdad ha llegado nuestro fin. A lo que la ranita pequeña respondió: Nada y calla; no pierdas la esperanza. Simplemente confía y sigue luchando.



Sacaron fuerza de flaqueza y siguieron nadando y nadando. Por poco tiempo, pues la rana mayor pronto cejó en el empeño y con apenas un aliento de voz susurró:

Es inútil. No tiene ningún sentido seguir luchando. No entiendo qué estamos haciendo, por qué he de seguir nadando. Nunca podremos escapar.

¡Nada, nada! ¡Sigue nadando!

Y aún reunieron fuerzas para nadar unos instantes más…, hasta que la ranita mayor, extenuada, abandonó y murió ahogada.


Y también la ranita más joven sintió la tentación de abandonar la lucha, de dejarse vencer y acabar con aquello, pero siguió nadando  mientras se repetía a sí misma: Nada, nada. Un poco más, sólo un poco más. Continúa nadando. 

Pero el tiempo pasaba y la ranita se sentía cada vez más débil.



De pronto, cuando ya no tenía fuerzas, y cuando ya el nadar, trabajar para salir, era casi una misión imposible, se abandonó a su destino. Pero sintió que no se hundía, que quedaba firme... y cayó en la cuenta que ¡Con el movimiento continuo de sus patitas la leche había empezado a convertirse en mantequilla!   La leche original ahora era manteca que le permitía descansar…




Hoy, es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Y nos pide que reposemos en él.: Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.



Cuando nadamos y nadamos y parece que no llegamos a ningún lado…cuando el cansancio de la vida se apodera y dan ganas de tirar todo… cuando nos cansamos de luchar porque algo o alguien cambie y sentimos que nuestras fuerzas menguan y decaemos en el propósito… cuando nos cansa  luchar porque nuestro pequeño mundo se llene de paz y ,parece, gana la venganza, el odio, la disputa…cuando la enfermedad parece ganarnos, el dolor es insoportable… cuando sufrimos por el hijo o la hija a la que no podemos llegar porque se aleja detrás de fantasías o de adicciones… tenemos el inmenso corazón misericordioso de Jesús que nos dice: ven a mí, reposa, mi yugo es suave y mi carga ligera. Si nos ofrece el yugo quiere decir que va con nosotros a nuestro lado, pechando para el mismo lado, haciendo fuerza para llevar la carga, mirando conmigo el mismo destino, como tenían los bueyes unidos por ese yugo que les facilitaba la carga porque el esfuerzo era parejo.


Uno de los milagros eucarísticos más maravillosos es el milagro de Lanciano, cuando aquel sacerdote, un poco descreído de la presencia de Jesús en la hostia, oficiaba una misa y comenzó a ver que el pan que consagraba se convertía en carne y el vino en sangre. Fue hacia el año  700. Y se conservó en esa forma desde entonces… en 1981 o sea casi 1300 años después, se hicieron los estudios más avanzados. Entre los resultados de aquella carne y de aquella sangre, cuya historia total sugiero leer, tenemos lo siguiente:

*La Carne es verdadera Carne. La Sangre es verdadera Sangre.


*La Carne y la Sangre pertenecen a la especie humana.

*La Carne está constituida por el tejido muscular del corazón. En la Carne están presentes, en secciones, el miocardio, el endocardio, el nervio vago y, por el relevante espesor del miocardio, el ventrículo cardíaco izquierdo.

*La Carne es un CORAZÓN completo en su estructura esencial.

*La Carne y la Sangre tienen el mismo grupo sanguíneo (AB).




Si. Del corazón. Podría haber sido un musculo del brazo para indicarnos fuerza. O de la pierna para indicarnos el movimiento que debemos tener. O de la cabeza para darnos a entender nuestra inteligencia… pero no, ES DEL CORAZÓN. Corazón bendito, santo y fuerte de Jesús que hoy nos abraza y recibe a todos, los afligidos, los cansados, los niños, los jóvenes los que se refugian en él, los que quieren amar como él.


Buena jornada para todos. Feliz día del Sagrado Corazón de Jesús.

jueves, 22 de junio de 2017

PADRE NUESTRO Mateo 6,7-15.



Jesús dijo a sus discípulos:
Cuando oren, no hablen mucho, como hacen los paganos: ellos creen que por mucho hablar serán escuchados.
No hagan como ellos, porque el Padre que está en el cielo sabe bien qué es lo que les hace falta, antes de que se lo pidan.
Ustedes oren de esta manera: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre,
que venga tu Reino, que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido.
No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal.
Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes.
Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes. (Palabra del Señor)


Cantidad y calidad… pocas palabras que dicen mucho.
Si, es una oración que la decimos casi mecánicamente, de memoria…pero encierra tantas verdades que vale la pena desmenuzar ,  por lo menos hoy, para que , cuando la digamos, pongamos el alma, para que el alma se transforme, se movilice, crezca, cambie…


Padre… o sea le decimos padre. No es un abuelo chocho que malcría a sus nietos. Es un padre que ama, que bendice, que ayuda, presente, pero que también pone límites, corrige, da valores.

Nuestro… entonces nos decimos hermanos, si el PADRE era el palo  vertical de la cruz, el NUESTRO es el horizontal. Si soy hermano, no debo ser agresivo, indiferente, ajeno a mi hermano. Si digo nuestro, digo soy hermano tuyo, entonces te miro, te cuido, te enseño, te quiero.

Que estas en el cielo… si, allá donde quiero llegar, pero también hay cielo donde estas vos, porque, Padre, sos amor y donde hay amor hay cielo, estas en el amor verdadero de mi vida, en el amor desinteresado, que perdona, que sirve, que cuida.

Santificado sea tu nombre…que nunca salga de mi boca un insulto, un agravio hacia ti o tus obras, que siempre santifique tu nombre en mis hermanos, en la naturaleza, que la cuide, que la respete. Que cuide tu nombre en mi hermano que camina esta vida conmigo, que cuide tu nombre en la persona del mercado, de la calle, del club, de la tribuna. Que nunca discrimine ni con mis palabras ni con mis pensamientos. Que pueda hacer de mi metro cuadrado un lugar donde Dios este en primer lugar en orden de valores, primer lugar en los proyectos, en la profesión.


Venga tu reino…si, el amor, la justicia, la verdad, la paz. Ese reino que venga y quiero ser apóstol para lograrlo, que no necesariamente significa estar golpeándome el pecho todo el día. Significa testimoniar con mi vida que se puede, que me las juego porque haya más de esto en mi mundo, porque creo en él, y creo que es la mejor opción en un mundo de corazón de piedra.

que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo… ¿quieres que sea feliz , verdad?. Bueno, revisaré el camino todos los días para llegar a serlo. Aunque si la meta es la felicidad, también el camino lo es. Disfrutaré de ese camino a diario, viviré con los pies en la tierra pero los ojos en el cielo, reiré más, seré simpático, alegraré la vida de los que me rodean, gozare de cada pequeño minuto que vivo,  entonces llegar a la meta será una consecuencia.

Danos hoy nuestro pan de cada día… me das la voluntad, la inteligencia, me das las fuerzas. Que ese pan sea consecuencia de mi lucha diaria. Te pido cuando falten fuerzas, voluntad, me levantes, me sostengas. No te pido mana que cae del cielo, ni ganarme la lotería, ni conseguir dinero fácil sin trabajar. Te pido que no falte el trabajo que me dignifica, que honre mi vida, que cree, que sea creativo, que nunca me deje ganar por la pereza.

Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido…. Haré el esfuerzo por perdonar, pero me debes ayudar Señor, soy muy duro a veces, porque también, debo decirte que me hiciste así. Por eso te pido ayuda. Y cuando ya crea que he perdonado, que pueda decir:
Cuídame, como cuido a los que cuido…enséñame, como enseño al que no sabe… ámame, como amo a todos incluyendo a los que me hacen daño…

No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal… si te pido que no nos dejes caer en la tentación, haré el esfuerzo por no exponerme a ella. Si te pido lo que te pido, no tramaré como copiar en un examen, como evadir mis responsabilidades… no me meteré en lugares que atentan contra la vida de fe o de gracia. Dejaré algunas cosas que me esclavizan, bloqueare publicaciones que llegan a mi celular o computadora que me traen la tentación, es decir, haré lo de mi parte para que vos, Señor, hagas la tuya que te pido hoy.  Existe el mal, disfrazado por supuesto. Te pido claridad para diferenciar el bien del mal. Que tenga sabiduría para reconocer la diferencia. Que no crea que todo lo normal, es bueno.

Diré amen, así sea, y trabajaré para que eso pase.

Solo, por hoy pondré más atención en estas palabras del PADRE NUESTRO… mañana, será otro día donde diré lo mismo, es decir: solo por hoy pondré más atención en estas palabras del PADRE NUESTRO…



Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día 

miércoles, 21 de junio de 2017

DIOS VE EN LO SECRETO Mateo 6,1-6.16-18.


Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha,
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (Palabra del Señor)

Practicar la justicia delante de los hombres, esto es, las buenas obras que nos hacen justos a los ojos de Dios. Por supuesto que nos puede pasar de hacerla frente a los demás por determinadas circunstancias, pero siempre lo que vale es lo del corazón, a quien quiero beneficiar, a mis hermanos, donde vive Dios, o llegar a Dios cuando oro, o ayuno, o , tanto en la caridad, en la oración o el ayuno, a mí, pero no como un beneficio pedido sino como el beneficio que me dan los otros cuando me ponderan, alaban, ponen en altares de grandeza.

Una vez hablando con mi director espiritual de joven, ante la duda si lo que hacía, lo hacía por Dios, por “quedar bien”, por no decir que no, por recibir alabanzas, (en ese tiempo ayudaba mucho en las liturgias) me dijo: fíjate en las flores del altar…¿hacia dónde miran? – hacia la gente, le dije…  ese día el altar estaba lleno de flores blancas maravillosas, que adornaban cada rincón y daban una sensación de vida, de primavera, de alegría, única.
-bueno, no seas flor de altar que deberían mirar al altar donde están a los que enaltecen, hacia el Señor,  y en vez, miran a la gente… lindas , maravillosas, pero dan la espalda al que embellecen…

Hoy, con tanta profusión de redes sociales, está la tentación de publicar todas nuestras buenas acciones para que el mundo nos llene de like . estamos en la cultura del “me gusta”, de la foto de instagram donde a  cada foto, recibo comentarios y like que llenan el alma…el anterior, el fotolog, que permitía un numero de like y que luego había que cambiar la foto, y muchos adolescentes se desesperaban por llegar a ese número porque los hacía más populares… así vivimos. Y cuando no hay los likes que me gustan, vienen la depresión, la angustia, el temor a quedar fuera del gusto de los demás.

A muchos cristianos les pasa esto. Tiene la necesidad de publicar sus buenas obras, sus buenas acciones, y recibe miles de like… y todo eso ayudado por ese grupo de gustadores que le quitan el premio del cielo, y que esperan , parece , con el dedo listo para comentar, para alabar, para llenar de “me gusta” cada una de sus publicaciones…


Eso, diría Jesús, ya es la paga… busquemos, mejor, lo secreto, lo escondido, allí donde reside Jesús, donde el que premia,  es Jesús.

Ya lo decía el Principito: lo esencial es invisible a los ojos…. Si vivimos desde el corazón todas nuestras acciones, aunque ellas no tengan la pomposidad de las grandes obras de caridad o de ayuda solidaria, aunque sea que ayudo a una persona, a progresar, a estudiar en la universidad, a uno que viene a pedir a casa, eso, que  queda registrado en el libro de Dios, tendrá su paga en el cielo, aunque ya en la tierra nos den algún que otro mimo de agradecimiento…

Mi padre que ve en lo secreto lo dice después de cada ejemplo de la limosna, la oración o el ayuno, mi padre recompensa y sabemos que esa recompensa en demasiado generosa y que viene  por el ciento por uno, aunque ver el rostro de un niño al que se ayuda, un joven que progresa, un anciano que sonríe, un  matrimonio que se salva, un noviazgo que se consolida, eso ya es un anticipo de lo generoso que es Dios para con nosotros.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

martes, 20 de junio de 2017

AMAR A LOS ENEMIGOS Mateo 5,43-48.




Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores;
así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo. (Palabra del Señor)



Mientras leía este evangelio, pensaba que en este momento, la lluvia generosa y llena de vida, está regando campos de los grandes cocaleros , que producen  coca para ser luego cocaína… o esta regando campos de adormidera que será utilizada en la fabricación de opio…o esta regando campos de patrones de la droga que tanto daño hacen. O el sol alumbrará el momento de descanso de los fabricantes de paco al salir de sus “cocinas”… hace caer la lluvia sobre justos e injustos, hace salir el sol sobre buenos y malos..

 Dios, según nuestra mirada humana, debería arrasar con fuego todos esos cultivos o poner nubes grises sobre aquellos que hacen daño, pero no…



 ¡qué difícil es para nosotros, humanos comunes, ser buenos y amables, ser generosos y simpáticos con todos, con los que son de nuestro agrado, con amigos, con seres queridos, y con los que nos hacen daño, nos humillan, nos ignoran, nos destruyeron la integridad de niños, nos mataron la ilusión, nos traicionaron, nos agredieron.


Pero, lo que Jesús parece pedirnos es que no seamos esos “humanos comunes u ordinarios” sino que seamos  extraordinarios, es decir diferentes


 El evangelio siempre está agitando olas. Cuando nos sentimos sentados en nuestro sillón preferido, en nuestro ambiente de confort, algo parece sacudirnos para decirnos cosas nuevas y pedidos de ser extraordinarios.
Para más, termina con esa frase “sean perfectos como lo es el padre celestial”… ¡a nosotros que somos tan imperfectos!.

Para ser así de perfectos, a las imperfecciones en el amor que tratamos de corregir a diario: buscar el bien del otro, no hablar mal del otro, compadecerme del hermano, etc etc, la perfección la lograremos con el perdón y el servicio.

Parece fácil pero no lo es tanto. Amar a nuestro enemigos, es perdonarles y servirles.


Ahí estaba tirado Él, sobre ese madero filoso, duro, astillado y cruel. El soldado tomo el pulso de Jesús, lo apoyo sobre el madero horizontal y comenzó a clavar fuertemente como si fuera un clavo en alguna pared. La sangre saltaba sobre cada pedacito de aquel espacio, y dolía. El cuerpo de Jesús se retorcía de dolor, y lo hizo una y otra vez con cada una de sus brazos. Y en medio de los martillazos Jesús, decía “padre perdónalo… “… y los justificaba diciendo “nos sabe lo que hace”… ¿Qué no sabe? Diríamos nosotros, sabe bien que está lastimando al tipo más bueno sobre la tierra, al que menos se merece, que injusto que es todo esto… Él, decía otra cosa y eso que venía de latigazos, escupido, maltratado, coronado con espinas, y que apenas pudo llegar hasta ahí…


Eso mismo pide que hagamos. Contra aquellos que nos lastimaron levemente y que sin embargo quedaron marcados a fuego en nuestra conciencia, como aquellos que lo hicieron gravemente y los que aún lo siguen haciendo, constituyéndose en enemigos nuestros porque no nos dejan en paz.


Para nosotros es casi imposible. Pero contamos con Él, para poder amar a todos. Sin Dios es imposible, con Él, todo es posible, sobre todo cuando se trata de perdonar como forma grandiosa de amar a nuestros enemigos.

Por eso es, que ser de Cristo es ser extraordinarios, porque nos pide un extra a nuestra vida ordinaria de todos los días, porque debemos mirar de mejor manera a todos, porque debemos amar a todos sin excluir a nadie. Porque vive agitando las olas y sacándonos de nuestra zona de confort y comodidad, porque nos pide ser perfectos, como Él, pero con Él.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

lunes, 19 de junio de 2017

OJO POR OJO, DIENTE POR DIENTE Mateo 5,38-42.


 
Jesús, dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado. (Palabra del Señor)



Lamentablemente, hay casos, en que parece, hemos vuelto a la ley del Talión. Era una ley del derecho romano, ojo por ojo, diente por diente, es decir se castigaba con el mismo daño que se había  hecho al otro. Peor aún, hoy, en muchos casos, la venganza suele ser peor que el daño, y no solo es el ojo o el diente sino que  se cobra con la vida. Hay una exagerada dosis de violencia, de odio, de apuro, de nerviosismo. Un increíble comportamiento de jungla donde aún prevalece la ley del más fuerte.  Aumentado por supuesto por el consumo de alcohol o drogas que saca lo peor de uno, que  quitan el pudor natural o la tranquilidad habitual y le hacen un ser sumamente violento que se las agarra  incluso contra los que más quiere o , bueno, eso dicen al menos. Gritos para imponer lo que uno piensa, anonimato de redes sociales que permiten decir absolutamente todo lo que uno quiera, de mala manera, insultando, destruyendo… hay una gran dosis de violencia alrededor nuestro.


El “pero yo les digo”, se lo dijo a ese grupo de seguidores más profundamente cercanos y guerreros del nuevo mundo, un mundo justamente donde la guerra sería dada no con armas, sino con la palabra, el diálogo, la paz…nos lo dijo a nosotros…

Quizás nosotros podamos seguir este ejemplo:

__________________________________________

Un importante empresario gritó al director de su empresa, porque no le había hecho llegar a tiempo la información que requería con urgencia. El director llegó a su casa y al ver sobre la mesa un abundante almuerzo gritó a su esposa, a quien acusó de estar mal gastando innecesariamente su dinero. 

Su esposa mortificada por la ingratitud de su esposo, que no era capaz de reconocer el esfuerzo por tenerle un buen almuerzo, gritó a su vez a la empleada de servicio doméstico porque en ese momento rompió un plato. 

La empleada, a su turno, se desahogó con el perro al que le dio un puntapié por cruzarse en su camino.

 El perro con su rabia contenida salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por el frente de la casa, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta. 

Esta señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida. 

Cuando un joven médico le aplicó la inyección, la mujer lo gritó, tachándolo de incompetente porque se la aplicó con dolor. 

El joven médico al llegar a su casa y encontrar en la mesa una comida que no era de su agrado, gritó a su madre quejándose de no encontrar un alimento de su gusto en la cena. 


Su madre,  acarició los cabellos de su hijo diciéndole: – "Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Te perdono por que debes haber tenido un día difícil. Tú trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño. Voy a ser más cuidadosa y te llevaré un té a la cama para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor". 

Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos… 

En ese mágico momento, el hijo recapacitó por haber sido injusto con su madre y se interrumpió así el círculo del odio, porque se estrelló con la tolerancia, la dulzura, el perdón y el amor.
__________________________________________


Alguien  tiene que tener la capacidad y el poder de decir:¡¡BASTA!!... y lo que pasa por uno, triturarlo para no seguir con ese círculo de odio o mejor dicho con esa espiral de odio que sabemos dónde comienza pero no sabemos dónde termina.


Por eso, es increíble ver como hijos golpeados por sus padres o violentado en toda forma, pueden con el tiempo construir sus propias familias, sanas, fuertes, donde reina la paz, donde hay dialogo, donde hay atención hacia los hijos, dedicación a ellos, amor. ¡Rompieron el circulo de odio!.y demostraron que SI SE PUEDE.

O muchos jóvenes que fueron descartados por la sociedad, ignorados, maltratados, o fueron consumidores de droga , hoy son de esos que se dedican a ayudar a los demás ¡rompieron el circulo de odio!

Por eso, y siguiendo con el cuento, ¿con quién me identifico? ¿Soy de los que llevan el odio contenido a donde vamos? O ¿somos como esa mamá que rompe todo y comienza una espiral de bondad infinita que termina junto al Señor?


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día




sábado, 17 de junio de 2017

SI, ES SI...NO, ES NO Mateo 5,33-37.




 Jesús dijo a sus discípulos: 
Ustedes han oído también que se dijo a los antepasados: No jurarás falsamente, y cumplirás los juramentos hechos al Señor.
Pero yo les digo que no juren de ningún modo: ni por el cielo, porque es el trono de Dios,
ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la Ciudad del gran Rey.
No jures tampoco por tu cabeza, porque no puedes convertir en blanco o negro uno solo de tus cabellos.
Cuando ustedes digan 'sí', que sea sí, y cuando digan 'no', que sea no. Todo lo que se dice de más, viene del Maligno. (palabra del Señor)


¡¡te lo juro por Dios, te lo juro por Dios!!... y dos besos al dedo índice, uno con el dedo horizontal, el otro, con el dedo vertical… así expresaba un chico la necesidad de que le crean. Es que debía invocar a Dios, porque era algo increíble lo que decía, realmente increíble, y para darle verosimilitud, hacía el gesto casi universal de afirmar lo dicho… y en el mundo nos hemos acostumbrado así, que no creemos y no nos creen. A veces por haber mentido antes, a veces porque el mundo es demasiado escéptico.

Hace unos días vi un video hecho con una cámara de seguridad en una esquina cualquiera  de un país muy populoso del mundo. Atropellaban a una mujer que caía en el pavimento, ante la indiferencia de todos, y luego , un segundo momento en que de nuevo la pisan con consecuencia fatales ¡¡ante la indiferencia de todos, peatones, motociclistas, automovilistas que seguían su vida como si nada… y se preguntaban las causas de tanta indiferencia y una de las respuesta es porque la gente no cree que sea real y que muchos creen que es una “actuación” para que se detengan y robarles…


Cuántas veces, actuando como buenos samaritanos, nos pasó de que hemos sido sorprendidos en la buena fe…

Cuántas veces hemos tenido la palabra de alguien que no cumplió con lo prometido… confiamos en su palabra…


Cuántas veces hemos dado la palabra y no la hemos cumplido…
Y llenamos de palabras bonitas, adornamos nuestras intenciones, pero al momento de cumplir nos damos con la realidad.


A veces uno ve el esfuerzo que hacen esos vendedores telefónicos, e incluso de instituciones, que al momento de ofrecerte el producto, te sonríen, te dan el asiento, te convidan un “cafecito”, o te llenan de elogios por lo buen cliente que eres, y nos dicen  que alguien pensó especialmente en ti para ofrecerte el producto que cambiará tu vida para siempre o el crédito que solucionará todo en tu existencia y bla bla… muchas veces resulta que el producto es un fiasco, que no te dijeron todo lo escondido en la letra chica, y que después cuando buscas a ese o esa simpática que te llenó de elogios, no lo encuentras por nada y solo te das con una computadora que te trata como tonto por haber confiado en ellos…


Más aún, hoy con tantos chat de whatsaap o facebook donde no damos la cara, donde no se nos ve el engaño al hablar o escribir…


Hemos perdido de a poco el sentido de la palabra. Esa que antes decían: mi palabra te basta… hoy si no firmamos un contrato donde está todo claro, donde no hay nada escondido, no estamos seguros, y ni aun así, porque en nuestra patria, lamentablemente decimos: “hecha la ley hecha la trampa” o sea siempre estamos sujetos a mentir o recibir mentiras…

Por eso Jesús nos dice hoy: cuando digas si, que sea si, cuando digas no que sea no.. Así de simple. Y ¡¡qué bien le vendría al mundo escuchar estas palabras de Jesús!!

Si , a los compromisos asumidos, si,  a lo prometido, si , a las decisiones tomadas después de discernir bien, si, al amor que prometí en las buenas y en las malas, si, en la profesión que elegí y de la que me enamoré algún día, si , a la familia que formé y a la que debo engrandecer siempre y no agotar mis modos de amar y de crear nuevas oportunidades. Si , al pequeño o gran compromiso comercial que hice, si,  a la mano tendida, si,  al apostolado en que estoy, si a Jesús al que le dije: yo te sigo, si a la vida que tanto requiere de uno.


No a los valores negativos o anti valores…no , a la intromisión de valores culturales que hacen mal a mi familia. No a los medios de comunicación que nos traen  el cambiante mundo del si y no sin firmeza…

Que cuando de nuestra boca salga NO, que sea no. Cuando de nuestra boca salga SI, que así sea. Y no andemos jurando por los ojos, los hijos, los “viejos”, o Dios porque así nuestra boca también hablará de una persona sin compromisos sólidos en su vida.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

viernes, 16 de junio de 2017

SI TU OJO...SI TU MANO...Mateo 5,27-32.

Jesús dijo a sus discípulos: 
Ustedes han oído que se dijo: No cometerás adulterio.
Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.
Si tu ojo derecho es para ti una ocasión de pecado, arráncalo y arrójalo lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.
Y si tu mano derecha es para ti una ocasión de pecado, córtala y arrójala lejos de ti: es preferible que se pierda uno solo de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado a la Gehena.
También se dijo: El que se divorcia de su mujer, debe darle una declaración de divorcio.
Pero yo les digo: El que se divorcia de su mujer, excepto en caso de unión ilegal, la expone a cometer adulterio; y el que se casa con una mujer abandonada por su marido, comete adulterio. (Palabra del Señor)


Decía el Papa Francisco hace poco tiempo:

El adulterio, como el hurto, la corrupción y todos los otros pecados, primero son concebidos en nuestra intimidad y, una vez cumplida en el corazón la elección equivocada, se ponen en práctica a través de un comportamiento concreto…

Ayer decíamos de actos y actitudes. Hoy el evangelio nos lleva aún más a pasos anteriores: el adulterio es la punta de iceberg, el pensamiento que lleva a eso es lo que queda debajo de la superficie del agua, pero este témpano gigantesco es alimentado por todo aquello que consumimos diariamente y que tan fácil llega a nuestro hogar, a nuestra computadora, a nuestra intimidad más profunda.

Las redes sociales, internet en general, son herramientas de enorme potencia para el conocimiento y la comunicación, pero también, es un vehículo al alcance de todos en cualquier rincón, en cualquier espacio público, para meterse en el popular y barato mundo de la pornografía y la infidelidad que tanto mal hace para la dignidad de hombres y mujeres, para el pensamiento crítico, para la voluntad, para el concepto de varón mujer como imagen y semejanza de Dios , como templos del Espíritu Santo, tanto del actor como del que mira y se regocija con estas imágenes.

Entonces hay nuevos pies, manos u ojos que deberían ser eliminados si vamos por este camino. Hoy el “ojo” será todo aquello que veo o escucho y me hace mal a mi vida interior. Hoy el pie, mano, será aquellos lugares donde voy que no le hacen bien a mi alma.

Y esto, por supuesto que va para todos. No solo los varones hoy debemos evitar mirar  a una mujer deseándola perversamente sino también las mujeres cuyo avance mal entendido de lo femenino sobre lo masculino, les ha hecho perder muchos atributos de belleza interior que la caracterizaba en esta jungla humana que vivimos a diario. Y hoy son ellas las que deben decir también: no desear al hombre, como si mujer antes y siempre, varón antes y siempre, son objetos de consumo, mercadería que se compra o vende al mejor postor…


Nosotros los cristianos rezamos muy seguido: no nos dejes caer en la tentación… está muy bien…¡¡ pero no la busquemos pues!! Si estamos cerca del fuego de seguro que en algún momento nos quemaremos.


La primera lectura de hoy, nos refiere a la segunda carta de Pablo a los Corintios. Capitulo 4.
“con todo llevamos este tesoro en vasos de barro para que esta fuerza soberana se vea como obra de Dios y no nuestra”.

Se refiere al ministerio que lleva adelante. Pero también para hacernos caer en cuenta que lo nuestro es un tesoro, que el amor es un tesoro, que lo escogido, cuando elegí a tal persona para compartir la vida hasta el fin, es un tesoro, pero que va en vasos de barros que somos nosotros. Que debemos cuidar, que debemos estar atentos que no se quiebre, que debemos reforzar, embellecer, fortalecer todos los días para evitar que se rompa y destruya a nosotros y los demás, y que deje escapar esa maravillosa gracia del matrimonio, como agua entre los dedos.

Cada uno sabe qué  deberá evitar para que no se engrandezca el tempano debajo del agua que produzca tanto daño a tantas parejas que alguna vez confiaron en el amor y el respeto mutuo.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día

jueves, 15 de junio de 2017

JUSTICIA SUPERIOR Mateo 5, 20-26


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el reino de los cielos. Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: “No matarás” y el que mate será llevado ante el tribunal.
Pero yo les digo: todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar del castigo.

Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro de que no saldrás de ahí hasta que hayas pagado el último centavo".(Palabra del Señor)

La vara debe estar más elevada. Si nos contentamos con cumplir solamente, nos quedaremos en esa justicia del “hasta ahí nomas”. Es como que ya está bien con ese cumplimiento. A veces como cristianos, “trabajamos a reglamento” es decir hacemos lo justo, actos minimalistas que cumplen con lo mínimo y “no me pidas más”…¿caridad? La justa…¿ir a misa? Si, pero solo eso… ¿Justicia? La de la ley.


Y esto que va por lo positivo, de hacer, también va por los actos malos: ¿matar? No, ¿robar? No. ¿Adúlteros? No… nos fijamos solo en los actos, que son consecuencia de actitudes que no corregimos ni confesamos. Los frutos son consecuencia del árbol frutal. Si no existiera el árbol, no habría frutos, si no existiera la actitud, no existiría el acto proveniente de esa actitud.

A veces nos enfadamos, corregimos mal, producimos daño incluso físico o moral, nos despreocupamos y dejamos de ayudar al que necesita, y todo esto es consecuencia de la ira, la violencia, la envidia, el egoísmo que anidan en el corazón. 

El apóstol Santiago nos dice en su pequeña carta:

Animales salvajes y pájaros, reptiles y peces de toda clase, han sido y son dominados por el hombre. Por el contrario, nadie puede dominar la lengua, que es un flagelo siempre activo y lleno de veneno mortal.
Con ella bendecimos al Señor, nuestro Padre, y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen de Dios. De la misma boca salen la bendición y la maldición. Pero no debe ser así, hermanos.(Santiago 3)

Si, no matamos físicamente, pero muchas veces con nuestra lengua herimos, y casi sin darnos cuenta, se nos escapan palabras que pueden molestar a mi prójimo. Lo que nuestra lengua dice, muchas veces viene del corazón y si el corazón no está en paz, es soberbio o altanero, dirá cosas que no colaboran a la paz…


Puede que no seamos adúlteros, pero los ojos y la mente se va en lujuria, en pasiones desordenadas, ayudado por tantas publicaciones, páginas, muros que llegan libremente a nuestra intimidad.


Por eso, Jesús nos pide que nuestra vara esté más alta que el simple hecho de cumplir. A veces es más difícil porque el mundo nos obliga a encerrar nuestra vida espiritual y nuestro comportamiento cristiano, entre las cuatro paredes de mi Iglesia, de mi grupo, de mi apostolado, pero, como vemos, esto de las actitudes tienen mucho que ver con nuestra interioridad y ahí nadie nos puede gobernar ni obligar, porque tenemos esa libertad dada por Dios.

Y muchas veces, queriendo o sin querer, hemos lastimado a hermanos que hoy tienen quejas hacia nosotros. El texto es claro: si alguien tiene alguna queja contra ti. No dice: si tú tienes algo que reprochar a tu hermano… si alguien tiene alguna queja contra ti, deja toda tu ofrenda, reconcíliate primero y luego sigue con la ofrenda.

Por eso es un día para pensar en eso de qué actitudes, qué palabras, qué hechos molestan hieren, restan, mis relaciones con los demás. Capaz que si  saco esa plaga que existe en la planta, el fruto sea mejor, más delicioso, más útil para todos. Dios nos quiere sanos, por fuera y por dentro.

Buena jornada para todos. Que Dios bendiga nuestro día.



miércoles, 14 de junio de 2017

CUMPLIR LOS MANDAMIENTOS Mateo 5,17-19.


Jesús dijo a sus discípulos:
«No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.
Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.
El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.» (Palabra del Señor)

Algunos, pensaban que no era necesario cumplir las leyes del antiguo testamento. La fe en Jesús es lo que nos salva y no la observancia de la Ley , decían…

Otros, pensaban que por seguir siendo judíos, debían continuar observando las leyes del Antiguo Testamento…


Iban de un extremo a otro. El cumplimiento que dice Jesús, es poner orden sobre el espíritu de esa ley es darle el marco adecuado. El cumplimiento que dice el hombre es muchas veces el “cumplo y miento “, cumplo por cumplir porque me lo exigen, porque “está bien cumplir”, por el “qué dirán”, para acallar la conciencia, porque siempre se hizo así…


Me viene a la memoria aquel momento donde los hombres llevan a una mujer que fue encontrada en adulterio (a ella solamente, ¿al varón no se juzgaba?)…la ley de Moisés nos dice que debemos apedrearla, gritaban…¿¿¿tu, que dices???... no les dijo en ningún momento: eso no dice la ley, eso es mentira… les dijo, lo que ya sabemos: muchachos, el que esté sin pecado que arroje la primera piedra, y dice el evangelio que se fueron de a uno, comenzando por los más viejos…yo tampoco te condeno mujer, ve y no peques más…¿será porque debemos ver primero la viga en el ojo propio antes que la paja en el ojo del hermano? Y si recorremos el evangelio nos daremos cuenta que hay muchos ejemplos de estos donde a la ley , le remarcó el amor, le dio sentido…


Ama y haz lo que quieras, dirá siglos después san Agustín. Lo que quieras, no es el capricho, sino lo que puedas querer… no solo lo de los sentimientos, no solo lo que viene por la química entre dos personas… si quitamos el ama, estamos mal… no es hacer lo que quieras en nombre de un amor que no está bien definido ni conceptuado, un amor que está totalmente desvirtuado y que va solo ahí donde uno siente ir , solo eso…

Continua san Agustín:  Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos".

Dicen los que saben que en griego  amor se dice de tres formas, y cada una tiene su significación: eros, philía y ágape.

  •  Eros es el amor del hombre y la mujer. Es el amor que surge como fruto de la atracción de pareja.


  • Philía es el amor de amistad o familiar. El padre quiere al hijo y el hijo quiere al padre con un amor filial. En este sentido el amor brota de unos lazos que obligan.


  •  Ágape, por el contrario, es el amor más sublime porque es el amor que se entrega al otro sin ningún tipo de interés. Es el amor propio de los cristianos, que termina convirtiéndose en caridad, misericordia y compasión.


Caridad y misericordia, hacer referencia al corazón, es querer con el corazón. Compasión es querer padecer con  el hermano. Amar es meter al hermano en mi corazón.

Sin  este Amor, es difícil cumplir con precisión la Ley o los mandamientos, a la manera que nos pidió Jesús. Siempre estaremos en la delgada línea del cumplimiento del cumplo y miento, revisando permanentemente nuestros actos buenos o malos y nunca fijándonos en nuestras actitudes que son no siempre buenas y que justamente producen actos no buenos. Si, podemos no matar, pero deseamos tanto mal a alguien o algo, o lo matamos con la indiferencia, o con nuestro desprecio…decimos amar a alguien, pero a la hora de juzgarnos nos damos cuenta que somos muy interesados, porque nos amamos más a nosotros mismos…

Que Dios nos ayude a ver claro y poner amor en toda nuestra vida cristiana, por encima del mero cumplimiento a la ley y los mandamientos.


Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día.

martes, 13 de junio de 2017

SAL Y LUZ Mateo 5,13-16.



Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres.
Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña.
Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa.
Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo. (Palabra del Señor)

La sal, da sabor. Cuando no le podemos poner sal a la comida por problemas de salud, la extrañamos, buscamos alternativas. En el justo punto, la comida adquiere un sabor que cada uno recuerda a través de su sentido.

También es un problema cuando la comida está demasiada salada. No se la puede comer. O no se puede beber el agua salada… si somos sabor para el alma del mundo, debe ser en el justo punto. Si faltamos, algo faltará a nuestro alrededor, no porque seamos imprescindibles, pues el mundo busca alternativas, sino porque  somos llamados a ser la sal de la buena, la que pone esperanza y alegría. Si ponemos mucho personalismo, haremos “salado” todo y ya no servirá. En este caso de la sal, sabemos que servimos para los demás. No somos sal para la sal, somos sal para los demás.


La sal, evita la putrefacción. Antes cuando no había refrigeradores (menos aun freezer)  la forma de conservar los alimentos era  metiéndolos en recipientes con sal. Aun hoy en regiones , se suele estilar, ya como algo novedoso en la cocina, el charqui, que es la carne deshidratada que se cubre con sal y se expone al sol…el frigorífico apareció en 1883 recién, así que la sal era usada por mucho tiempo como conservadora de alimentos.



Estamos llamados a conservar en nosotros y los demás la vida de gracia, de valores, preservar de la putrefacción a tantas almas que sin la presencia del cristiano, caerían aun más en el precipicio de las des gracias…


La sal , da sed… cuanto más sal soy, más sed tengo de Dios, más necesito de él, más agua debo beber de esa fuente de agua viva, más gracia quiero poseer, más bueno quiero ser, más luz quiero ser.


¿Cómo somos sal? Siguiendo las enseñanzas del Señor, tratando de ser otros cristos, siendo simpáticos, atendiendo bien, poniendo alegría ahí donde hay tristeza, estudiando y mejorando mi vida, siendo buen papá o mamá, dando de comer al hambriento, vistiendo al desnudo, solidarios, caritativos, generosos, amigables, casi que la sal es el alma, somos animadores de nuestro pequeño mundo.




La luz, alumbra, destruye la oscuridad, en esas noches cerradas y oscuras sin lunas, un pequeño faro va de a poco rompiendo cada milímetro de oscuridad, y aunque sea una pequeña luz de vela o candela, ya hay destrucción de oscuridad, y donde hay luz, hay vida, hay posibilidad de ver al que está al lado, hay posibilidad de ver algún camino, y por ende algún destino.


Cristo es la luz que ilumina a todo hombre, pero nosotros tenemos la posibilidad  de participar de su luz para poder, a la vez, transmitir esa luz a los demás.


 Con Cristo parece que siempre es mediodía.
Si nos paramos al mediodía a los rayos del sol, veremos que no hay una pizca de sombras porque el sol está totalmente vertical a nosotros. Bueno, nosotros cuanto más Cristo llevemos, menos sombra habrá en nuestro mundo pequeño.


Cuando las calles eran oscuras por poco alumbrado eléctrico
y el medio de movilidad común era la bicicleta, existían unos aparatitos que se conectaban al soporte de la rueda delantera que por fricción producían corriente que transmitían a un foco de baja intensidad, pero foco al fin, que servía para alumbrar el camino pedregoso y difícil. Era la dínamo en forma de botella.

Cuanto más fuerte uno pedaleaba, más fuerte era la luz emanada, en las subidas era difícil, pero dependía de la fuerza del ciclista para poder alumbrar más… cuanto más fuerte pedaleo, más alumbro, cuando más  rezo, más  alumbro, cuanto más misericordia, más alumbro, cuanto más nos esforzamos, más alumbramos. Depende de nuestra gimnasia, de nuestra voluntad, de nuestra entrega.
Ojalá seamos sal y luz. Una forma sencilla de pedir esta gracia quizás sea decir como san francisco:

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
donde haya odio, ponga yo amor,
donde haya ofensa, ponga yo perdón,
donde haya discordia, ponga yo unión,
donde haya error, ponga yo verdad,
donde haya duda, ponga yo la fe,
donde haya desesperación, ponga yo esperanza,
donde haya tinieblas, ponga yo luz,
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
Oh Maestro, que no busque yo tanto
ser consolado como consolar,
ser comprendido como comprender,
ser amado como amar.
Porque dando se recibe,
olvidando se encuentra,
perdonando se es perdonado,
y muriendo se resucita a la vida eterna.



Buena jornada para todos. Dios bendiga nuestro día